Maravillas al pie de la Ring Road

Como la noche anterior habíamos llegado al albergue ya oscureciendo, con buena niebla y mucha expectación por el curioso refugio de pasto en el tejado, al despertarnos ese día y ver lo que teníamos enfrente nos quedamos medio pasmados (y si lo juntamos con el frío, pasmados hasta los pies). Dos gigantescos glaciares asomaban entre montañas y nubes (muchas nubes), al otro lado de un colorido valle tomado por ovejas. Eran el Mýrdalsjökull y el Eyjafjallajökull (mande?? pues eso blablablajokull y blablablajokull :D).

Las vistas con las que Richi me sorprendió

Veinte o treinta fotos después y con el termo de sopa bien caliente en la mochila, arrancamos el 4×4 tomando la 261 y después de 8 km la 250 en dirección a la R1. Yo no sabía muy bien a dónde íbamos, pero veía a Richi con risita de listillo así que me dejé llevar (en nuestros viajes solemos buscar sorpresas de las que el otro no tiene ni idea). Al estar ya en la zona de glaciares, empiezan a verse múltiples mini cascadas desperdigadas por cualquier ladera, como si los glaciares hicieran explotar a las montañas en mil agujeros.

Stora Dimon

Vistas desde Stóra-Dimon

Buscador Alquiler coche Islandia Ofertas Alquilar todoterreno 4x4 conducir Islandia

Antes de llegar a la carretera circular nos paramos en Stóra-Dímon, la única montaña (un montículo más bien) que hay en la 250, para subirla y curiosear desde arriba. Llegar hasta la cima es muy fácil, hasta tu sobrino de 4 años podría (nosotros usamos los bastones para impresionar, pero no son necesarios). Las vistas son una pasada (aplausos para Richi!). Laberintos de ríos en un valle infinito rodeado de montañas y glaciares. Trescientos sesenta grados de valle, enfrente los glaciares, el Mýrdalsjökull y el Eyjafjallajökull, a la espalda esa especie de delta inmenso y el mar con sus islas Vestman (Vestmannaeyjar).

Seljalandsfoss, Skogafoss… Cascadas para todos los gustos

Enseguida entramos en la R1 desde la 250. A unos 4 kilómetros en dirección este, aparece el desvío para Seljalandsfoss, la cascada que puede caminarse por detrás. Es una cascada diminuta, para lo que hay en Islandia, que todo el mundo se acerca a ver por la curiosidad de poder caminar por un sendero que pasa por detrás de la caída del agua (cuidado que resbala!). Como no supone mucho desvío y se ve en 10 minutos, puede ser buena idea parar y mojarte con el agua de glaciar islandés. Y es verdad que estar en el interior de una cascada es una experiencia impactante!

A unos 25 km por la Ring road (siempre en dirección contraria a las agujas del reloj), te topas con Skogafoss, y ésta sí es parada obligatoria. Es una cascada de caudal más abundante que la anterior en medio de acantilados de musgo. Puedes acercarte hasta sus pies y sentir el agua muy cerca, tanto que notas la nube de agüilla en suspensión que se forma alrededor.

Sorprende sobre todo por el contraste de colores, entre el campo de arena negra y el verde chillón que tapiza desde el suelo hasta lo alto del acantilado. No dejes de subirte a él, son sólo 60 metros de acantilado y merece la pena. Hay un caminillo un poco escarpado pero bastante fácil que sale del lado derecho de la cascada (si te sitúas frente a ella) y te coloca justo encima. Desde arriba tendrás la vista del río antes y después de convertirse en cascada, en medio de todo ese valle, una hermosura.

Por cierto, cuando subas por el sendero hasta la parte alta de Skógafoss, a medio camino, puedes encontrarte un saliente con una peculiar forma. Unos ven un troll enfrentándose a la cascada sin ningún miedo, y otros (los más románticos) una esfinge enamorada de Skógafoss que no le puede quitar ojo. ¿Tú qué ves?

¿Te gusta lo que lees más que mojar pan?
Suscríbete a nuestro blog!

Lee todos nuestros contenidos antes de su estreno... Y de regalo, los 12 consejos infalibles para un Camino de Santiago a lo disfrutón! ;)

Tranquilo, a nosotros tampoco nos gusta el spam

Chupando glaciares

Glaciar Solheimajokull

Glaciar Sólheimajökull

Seguimos por la carretera de circunvalación nº1 y a unos 6 km nos desviamos por la 221 para poder ver de cerca el Sólheimajökull, una cola del glaciar Mýrdalsjökull (el cuarto de Islandia en tamaño). Son unos 5 km hasta llegar al aparcamiento. Esta carretera antes tenía bastantes baches (difícil sin todoterreno) pero nos comenta una lectora que han arreglado el acceso y ahora (agosto 2015) está chupado! (gracias super Lidia! ;). A partir de ahí te puedes acercar andando hasta tocar el glaciar! (y estrujarlo! y chuparlo!). Es muy impresionante verlo desde tan cerca, lo puedes tocar y meterte por sus recovecos! (con mucho cuidado que está lleno de fisuras y trampas :S). Nosotros por falta de tiempo no subimos por el glaciar (nada aconsejable por tu cuenta, Danger!), nos limitamos a merodear a los pies del glaciar entre arena negra y trozos gigantes de hielo. Pero si te hace ilusión (que debería!) y tienes más tiempo que nosotros, puedes contratar una excursión para caminar sobre el Solheimajokull y vivir una aventura única.

Nos pareció un glaciar muy especial por el contraste del blanco del hielo, el azul glaciar (por efecto de la compactación del hielo) y el negro lava, ya que debajo del Mýrdalsjökull respira el volcán Katla y de vez en cuando escupe su lava (toma regalito). Además es un sitio mucho menos turístico que el resto de la zona sur de la isla, por lo que puedes disfrutar más de la naturaleza en estado puro.

Las playas color galleta Oreo

La idea era acercarse a continuación a ver las playas negras de Vík y Dyrhólaey, pero cuando estábamos a punto de llegar, nuestro coche decidió que le había llegado su hora, así que nos tocó esperar 5 horas viendo las playas a lo lejos (qué dolor!), mientras discutíamos por teléfono con la compañía de alquiler para que nos trajera un sustituto :S. Se nos hizo tan tarde que nos saltamos las playas, veremos los trolls en otro viaje :(, la gente habla bastante bien de ellas, y es verdad que tenían muy buena pinta.

Por esta zona también están los cráteres de Lakagígar, que hemos oído que es un lugar fascinante, con dunas de tierra negra y un túnel de lava, pero nosotros no teníamos tiempo. También nos saltamos la cascada Fagrifoss, que no nos llamaba mucho.

Viaje Islandia Alojamiento viajar cuando ir Iceland turismo preparativos

Imágenes de cuento por la Ring road

Ya con el nuevo coche, seguimos nuestro camino hacia Skaftafell por la R1 (moviéndonos en sentido contrario a las agujas del reloj), donde teníamos reservado alojamiento para esa noche. El día acabó haciéndonos muchos regalos! Y todo ello sin apenas salir de la Ring road!

  • Zonas de musgo esponjoso sobre lava, Eldhraun, con formas muy graciosas (como nubes dibujadas por un niño), seguidas de acantilados verdes llenos de cascadas, como si hubieras agujereado las montañas y se estuvieran vaciando.
  • Desviándonos de la Ring road sólo 3 km por la 206 llegamos a Fjardrárgljúfur, o en lenguaje humano el cañón del río Fjardrá, justo después de Eldhraun y antes de llegar a Foss a Sidu y Kirkjubæjarklaustur (pronuncia esto con 2 cervezas de más jaja). Formado por esculturas rocosas gigantes bañadas de nuevo en musgo que marcan el curso del río, una imagen bastante espectacular.
  • Enfrente de Foss á Siðu, una cascada con mucho encanto que ves desde la R1, se encuentran las columnas de basalto de Dverghamrar o “rocas de los enanos” (al parecer las habitan elfos). Es un monumento protegido que se formó en la edad del hielo al cubrirse la lava caliente con agua del mar.
  • Y por último las inmensas explanadas de campos negruzcos invadidos por marañas de ríos, lo que se conoce como los Sandar, impresionante el Skeidarársandur, el sandar más extenso del mundo! Los sandar se forman debido a los sedimentos, tierra y grava que los glaciares y sus ríos arrastran en su camino hacia la costa.

La traca final

De lo mejor de todo el día, la llegada al Vatnajökull por la R1 hasta que te empotras contra sus lenguas Svínafellsjökull y Skaftafellsjökull. Aquí sientes el lado más salvaje de la naturaleza y la boca que no se te cierra. Nos bajamos del coche y durante un rato anduvimos de un lado a otro de la carretera sin poder quitar ojo a las tres lenguas que llegaban casi hasta nuestros pies (tres porque también se ve Skeidarárjökull, aunque es menos impactante desde allí que sus hermanas). Un regalo único para la vista… qué no te lo cuenten!

Skaftafellsjokull desde la Ring Road

Skaftafellsjokull desde la Ring Road

Al anochecer llegamos a Svínafell, nuestra casa por esa noche, con ganas de ducha caliente y cena. Compartimos alojamiento con una pareja de belgas muy majetes que mientras cenamos nos contaron sus aventuras en el trekking de Landmannalaugar a Thórsmörk (Þórsmörk), y que no durmieron en toda una noche porque el viento levantaba la tienda de campaña. Por cierto, nos dijeron que la ruta es una auténtica maravilla, eso sí, necesitas unos 4 días para hacerla entera.

Si te has hecho esta ruta o cualquier otra por Islandia, cuéntanoslo abajo en los ocmentarios! Qué tendrá Islandia que nos vuelve tan locos! (suspiro)

Al día siguiente nosotros nos volvimos locos en el glaciar de Skaftafell y más tarde en Jökulsárlón! ;)

Datos prácticos
Zona: Sur de Islandia.

Todoterreno: No necesario. Recomendable en el acceso a Sólheimajökull (5km).[Editado agosto-2015]. Nos comenta una lectora que han arreglado este acceso, con lo que ya no es necesario 4×4. (gracias Lidia! ;)

Distancia recorrida: 230 km

Lugares de interés:
Vistas desde Stóra-Dímon
Seljalandsfoss (cascada)
Skógafoss (cascada)
Sólheimajökull (glaciar)
De Eldhraun a Skeidarársandur (campos de lava musgoso y sandares)
Svínafellsjökull y Skaftafellsjökull (P.N. Vatnajökull, glaciares)

 

Visita nuestra Mega guía para enamorarte de Islandia. Incluímos mapa de Islandia con los lugares de interés y ruta a seguir, nuestro recorrido de 11 días con trekkings detallados y una selección de lo que no te puedes perder en tu viaje a Islandia!

Ir a la Mega Guía Islandia

Te gusta viajar, la vida a tu style y la risa tonta?
Pues estás de suerte! ;))

Suscríbete y llévate de regalo, los 12 consejos infalibles para hacer el Camino de Santiago sin dolor!

Si no, puedes continuar leyendo el triste periódico... no pasa nada...

Tranquilo, a nosotros tampoco nos gusta el spam