Sensaciones en el Camino de Santiago

Podría decir que el Camino me cambió la vida. Puede sonar un poco drástico y es que yo, como dice Richi, soy muy máxima para todo. Pero es verdad que el Camino de Santiago cambió, y mucho, el momento que estaba viviendo. Como te contaré más adelante, no estaba en mi mejor época, sin embargo a la vuelta del Camino me sentía con más fuerza que nunca, y eso que me quedé en el chasis (pequeña pero valiente!).

Me creía invencible, y lo mejor es que su efecto duró mucho tiempo, no como esas vacaciones de una semana en la playa en las que cuando vuelves al trabajo te quieres cortar las venas. Aún ahora siento que puedo conseguir cualquier cosa que me proponga (pobre insensata ;). Hasta entonces sólo había notado este efecto antes con la música y los conciertos (musicoterapia ;). Así que lo siento por los psicólogos, pero lo que eh, eh: no hay nada como el Camino. (Si te perdiste el post sobre información del Camino y cómo prepararte para llegar a Santiago sin lesiones, no dejes de leerlo!)

Camino Santiago de Compostela Camino de Santiago Camino francés peregrinaje Ruta Jacobea Hacer el Camino

La Cruz de Ferro, el punto más alto del Camino, y también el más cochino :S

PD. Perdón por la fotos pero como ya dije en el post anterior las hice con una cámara de juguete ;)

Los motivos para hacer el Camino

Los motivos de cada uno para hacer el Camino de Santiago son muy diferentes. Los hay que lo hacen por motivos religiosos, por hacer un sacrificio para pedir por algo a la desesperada, por reto físico, por ponerse a prueba, por conocer paisajes increíbles, por buscar el contacto con lo rural, por descubrir sus pueblos y su gastronomía… Y en realidad, el motivo da igual, el Camino tiene ese algo que hace que te sientas increíblemente bien. Yo lo hice porque claramente era el momento, podría decirse que un poco de rebote, pero empujada por motivos personales (que es un motivo que lo resume todo en realidad ;) y un poco por reto físico. También empujada por mi gran compañera de Camino, mi Noe ;D.

Hacer el Camino Sensaciones Camino Santiago de Compostela

Con súper Noe en el Camino

Estaba pasando una mala racha y me recomendaron que saliera de mi rutina (rutina? pensé yo… si en mi vida no hay rutina… si precisamente no paro… pero lo que no me había parado a pensar es que mi no-rutina se había convertido precisamente en una rutina ;). Un buen día me llamó una gran amiga desde alguna parte del Camino para ver si me unía, yo ese verano había empezado a trabajar haciendo fotografía de bodas (paradójicamente justo cuando mi chico decidió que lo nuestro no acabaría en ningún altar), y cuando acabé la última boda decidí re-engancharme al Camino con mi amiga, y fue lo mejor que pude hacer, volví nueva!

Por qué tú también deberías hacer el Camino de Santiago

Simplemente si tienes ganas de vivir una experiencia diferente o te da curiosidad el Camino, ya deberías hacerlo. Obviedades aparte, te voy a contar ahora los casos en los que el Camino debería ser prescripción médica ;). Aunque hay mil motivos por los que hacer las cosas, y aunque tampoco es necesario tener motivos, a veces simplemente haces las cosas porque te apetece, te voy a dar una serie de ideas que pueden ayudarte a decidir si hacer el Camino de Santiago (basadas sobre todo en lo que viví y en las experiencias que conocí en el Camino):

  • Estás hasta el gorro de todo y no quieres acabar convirtiéndote en el Joker. Estás agobiado con mil temas, que si en el trabajo te explotan (venga! en serio?), que si tus padres no te entienden, que si tu novio está a por uvas, que si todo el mundo pasa de todo, que si la abuela fuma… Te suena, no? Es una situación relativamente normal, o que hemos adoptado como normal (yo me resisto) porque es cada vez más común. Pues no es necesario cargarte Gotham entera, mejor vete a hacer el Camino ya. Si en el trabajo están a tope da igual, como no pares, a la larga será peor, el cuerpo y la cabeza explotan. Piensa lo primero en ti, intenta dejar lo más urgente cerrado en el trabajo y hazte un retiro de unos días. Si puedes una semana mínimo, mejor. Salir de tu entorno, hablar con gente nueva, y mirar las cosas desde la distancia te hará verlo todo muy diferente.
  • Te sientes algo sol@. Has llegado a una etapa de tu vida en la que los niños ya no son tan niños y ya no están por casa, te has separado de tu pareja, te has quedado viud@, o por el motivo que sea te sientes algo sol@. Al Camino, sin duda. Te encontrarás con mucha gente en tu situación y el ir superando las etapas del Camino te hará sentir muy bien. Igual vas sólo y te vuelves acompañado :D (pero no te confundas, el Camino no es el mejor sitio para ligar, para eso vete a cualquier playa de Levante o al Tinder… aunque reconozco que alguna litera en los albergues parecía el Cristo del Gran Poder en procesión, no sé si me explico ;).
  • Estás triste y no tienes ganas de nada. Ni siquiera te sientes con energía para plantearte hacer el Camino. No le dediques ni un minuto a pensar. Hazte con unas zapatillas de trekking, con un buen botiquín, prepara la mochila y si tu estado de forma es regulero, prepárate físicamente un mínimo (mira aquí si no sabes cómo hacer). Según los días que tengas libres, calcula desde dónde puedes salir. En el enlace anterior tienes información sobre las etapas del Camino de Santiago, distancias y albergues, aunque no es necesario preparar nada, sólo saber cuantos kilómetros en total podrías hacer para asegurarte que llegas a Santiago en los días que tienes. Ni lo dudes. El Camino te subirá la estima seguro, por varios motivos: por las endorfinas que liberas al hacer ejercicio físico, por relacionarte con gente de todo tipo, por la sensación de superación y de logro personal… Ah, nuestra sección de la Vida Elástica también puede venirte bien en tu situación, pero haz el Camino ;).
  • Tienes unos días libres y no tienes ningún plan. Piensas estar tirado en el sofá, igual quedas para tomar un café, sin mas. Es la oportunidad perfecta, tampoco hace falta tener un mes para hacerlo entero. Y estar tirado en el sofá un rato mola, pero varios días, no way! o más bien, St. Jame’s Way! ;)
  • Tienes ganas de un reto. El Camino también tiene esta parte de reto físico y de supervivencia, sobre todo si lo haces solo. Tampoco pretendo que la palabra “reto” te asuste. Como dije en la anterior entrada sobre el Camino, es algo que puede hacer todo el mundo. Igual si éste es tu caso prefieres hacerlo en bici. Lo que está claro es que el Camino saciará tus ganas de darle caña al cuerpo y superará tus expectativas.

Si aún tienes dudas de si el Camino es para ti, sigue leyendo!

¿Te gusta lo que lees más que mojar pan?
Suscríbete a nuestro blog!

Lee todos nuestros contenidos antes de su estreno... Y de regalo, los 12 consejos infalibles para un Camino de Santiago a lo disfrutón! ;)

Tranquilo, a nosotros tampoco nos gusta el spam

Los mejores momentos del Camino de Santiago y otras anécdotas

Lo mejor del Camino

Lo mejor del Camino de Santiago es la gente y los paisajes, esos bosques gallegos a las 7 de la mañana, la niebla, el fresquito, la humedad, el olor,… la sensación de libertad y bienestar, de que no hay reloj y de que no necesitas nada.

El Camino lo hace su gente, esos peregrinos cuya máxima preocupación es que no les pase nada a sus pies. Como te comentaba en el post anterior sobre el Camino, para mí es una experiencia para vivir solo o como mucho con una persona, aunque nunca hayas viajado solo antes. El Camino no es un viaje cualquiera, el Camino es una vida ambulante de gente reconvertida a nómada por unos días, como tú, y que como tú busca la conversación de otros peregrinos, la compañía aunque sea en silencio y momentos compartidos alrededor de una cena o alrededor de un ritual de culto al pie. Así que será muy fácil hablar con otros peregrinos, y también estar solo cuando te apetezca.

Lo peor del Camino

Lo peor del Camino fueron las colas en albergues. Esto por decir algo, porque no hay nada “lo peor del Camino”. Yo fui en verano y en esa época hay mucha más gente. Así que un día me tocó continuar al siguiente pueblo para encontrar sitio donde dormir. También porque prefería dormir en albergues, porque si no, puedes acampar, dormir en sitios acondicionados como polideportivos o irte a un hotel (bueno esto último sólo si eres mayor de 60 – 67 según Merkel – o si tienes algún problema de salud, que un hotel no es muy peregrino).

En el apartado de “lo peor del Camino” se podrían incluir las lesiones, aunque yo no tuve ninguna. Sólo sufrí un poco de tendinitis que me empezó en la bajada a El Acebo y Molinaseca (León). Gracias al botiquín que me aconsejó mi amiga Noe la tendinitis desapareció en minutos y nunca mais. Yo ni me lo creía, de no poder andar a bajar a Molinaseca como una quinceañera. Si quieres saber qué lleve en la mochila y en el botiquín en mi Camino de Santiago, deberías descargarte los consejos infalibles para un Camino de Santiago sin dolor desde este post.

Hechos probados del Camino de Santiago

  • Todo peregrino pasa por un par de días muy complicados físicamente. Por estadística (100% de los encuestados) parece ser que el peor día es el cuarto (en mi caso, cuarto y quinto). Una vez los pasas te haces inmune a todo, sigue doliendo pero es un dolor que gusta :D.
  • A la gente con kilos de más el Camino se les hace bastante más duro, no sólo cargan con su mochila sino con sus kilos y eso se nota. De todos los peregrinos que me encontré, los que más problemas tuvieron fueron los que tenían algo de sobrepeso. Así que el Camino puede ser una excusa perfecta para perder esos kilos de más que no hay manera de quitarse ;)
Camino Santiago de Compostela Camino de Santiago Camino francés peregrinaje Ruta Jacobea Hacer el Camino

Qué los kilos no puedan contigo!

  • El Camino es el único lugar (creo) donde tocarse los pies no es de mala educación ni una cerdada. Es el ritual de las tardes del Camino en el albergue. Cuando terminas la etapa, lavas tu ropa para el día siguiente y te duchas. Entonces te sientas con el resto de peregrinos y os tocáis los pies, cada uno los suyos claro. Eso da mucho gustito, y quieras que no, une. De esto quiero hablarte a continuación.

El ritual del Camino

Una de los momentos que más me gustaban y me divertían del Camino de Santiago era ése en el que llegabas al albergue y empiezaba el culto al pie. Tus pies ahora serán tu herramienta para conseguir tu objetivo, como para Jennifer López lo es su trasero, así que no es necesario que los contrates un seguro, pero sí tendrás que mimarlos un poquito. Una vez limpios, los untas crema, los masajeas, los vuelves a echar crema y los vuelves a masajear. Un vicio. Te recomiendo que leas nuestros consejos para evitar ampollas, o curarlas si ya es demasiado tarde, que puedes descargarte en este post.

Como te decía, es muy gracioso e impensable en esta sociedad de postureo, ver un corro de gente hablando y tocándose los pies desnudos. Pues esto lo vivirás en el Camino con toda la naturalidad del mundo, sobre todo si duermes en los albergues o lugares acondicionados para peregrinos. Y seguro será uno de los momentos más divertidos del Camino, nadie te juzga, todo da igual, el camino de ese día ya está hecho y sólo importa seguir adelante, conocer más a tus compañeros de Camino y cuidar de tus pies como si fueran tus hijos.

Hacer el Camino de Santiago Peregrino Buen Camino Santiago de Compostela Sarria Arzua OCebreiro Ponferrada

En los albergues tendíamos un poco diferente a esto ;)

Pero antes de llegar a este momento de paz, toca ducharse y hacer la colada. El hecho de llevar la ropa justa para que no pese la mochila hace que cada día tengas que lavar tu ropa. Esto puede sonar a marrón, y sí lo es un poco, pero la sensación del Camino (trabajo) bien hecho y el estar rodeado de otros peregrinos haciendo lo mismo que tú, te hace sentir que la vida es sencilla y que se acerca lo bueno: el ritual del culto al pie :D.

Lugares curiosos del Camino de Santiago

Todo el Camino está lleno de lugares increíbles y paisajes espectaculares, pero voy a hablaros aquí de 3 lugares que a mí me marcaron especialmente. Tened en cuenta que yo me incorporé en la ciudad de León, donde se encontraba mi amiga Noe cuando yo me libré de mis ataduras laborales.

Un lugar muy curioso del Camino es Manjarín. Sólo hay un albergue, osea, no hay ningçun signo más de civilización, y no tiene duchas! Quedarnos allí fue una experiencia muy curiosa, vivirás naturaleza y paz. Queríamos conocer al famoso templario que gestiona el albergue, Tomás, pero ese día no estaba. A cambio nos tocó ducharnos a manguerazo en medio del prado, al lado de nuestras amigas las vacas y dedicarnos a la más absoluta vida contemplativa, eso sí, con unas vistas de primera. Nos hicieron una cena muy rica, pero después de cenar, ninguno de los guiris se levantaba a fregar, así que nos tocó a las dos, para que luego digan que los españoles somos unos vagos! Y para dormir, una cama en un pajar, jeje…si quieres vivir una aventurilla, quédate en Manjarín, aunque no lo parezca, guardo muy bien recuerdo!

La subida a O Cebreiro fue muy dura pero fue maravilloso atravesar esos bosques y prados. El premio de llegar arriba supo a victoria. Cómo no, allí calló una Estrella de Galicia y un rico lacón gallego. De los mejores momentos del Camino, como esos finales de las carreras populares en los que nos venimos arriba porque hemos hecho 5 km y nos sentimos los mejores. En España esto se celebra siempre con una cerveza ;).

Camino Santiago de Compostela Camino de Santiago Camino francés peregrinaje Ruta Jacobea Hacer el Camino

Nuestro premio en O Cebreiro, una Estrella de Galicia!

Monte de Gozo. Este sitio fue una locura. Está a muy poquitos kilómetros de Santiago y mucha gente llega hasta aquí a dormir la última noche para estar cerca de Santiago y llegar temprano al día siguiente. El sitio es feo de narices pero eso da igual, la noche allí es de las mejores. Encontrarás unas naves gigantes donde meten a los peregrinos en hileras infinitas de literas. Pero da igual, aquí ya no se duerme, quedan 4.5 km para Santiago y la gente está excitadísima con llegar a esa imponente catedral en la plaza del Obradoiro. Así que aquí ya se huele la fiesta y es el ensayo para el día siguiente ;) Como el simulacro de las campanadas en la Puerta del Sol.

Monte de Gozo Galicia Camino de Santiago Saint Jacques Way Hacerel Camino Compostela credencial Manjarín Cacabelos Molinaseca pulpo melide

Con el gozo de llegar a Monte de Gozo

Qué pasa en Santiago de Compostela

Aaah… Para saber esto tendrás que hacer el Camino! En Santiago no es lo mismo entrar en coche como turista que andando y con mochila. He vivido las dos y son dos películas diferentes, las sensaciones no tienen nada que ver. También tuve la oportunidad de vivir en Santiago durante un verano, y la ciudad mola mucho, pero las sensaciones lógicamente son muy diferentes.

Cuando llegas a Santiago después de un peregrinaje por los pueblos y paisajes de España, atravesando campos infinitos por Castilla, subiendo y bajando montes por Galicia, atravesando pueblos históricos con mucho encanto por Navarra, La Rioja o Burgos…, la emoción recorre desde tus pies hasta tus pestañas. Es uno de los momentos que aún cuando recuerdo me produce escalofríos, la llegada a la capital gallega. Atravesar ese arco a la entrada de la plaza del Obradoiro, escuchar el sonido de las gaitas y encontrarte allí en directo al señor gaitero con su traje de gaitero y su gaita… Emociona hasta a Clint Eastwood.

La gente del Camino, peregrinos a pie, en bici y turigrinos

En el Camino hay dos tipos de peregrinos, o en realidad tres. Los que van a pie, los que deciden hacer el Camino en bicicleta y los que van con la mochila en un coche escoba, los llamados turigrinos (también están los que lo hacen a caballo, pero bueno, en este caso el Camino se lo hace el caballo ;). Para mí cualquier manera es buena, lo importante es que lo hagas, como puedas.

El caso es que hay un cierto pique entre los peregrinos a pie y a dos ruedas, es un pique sanote pero existe. Notarás que se forman dos bandos claramente enfrentados. En realidad no hay mal rollo, es sólo que por lógica los caminantes se irán cruzando entre sí a lo largo del Camino, porque van a un ritmo parecido y lo mismo entre los ciclistas. Es más difícil que vuelvas a encontrarte a un peregrino en bici si tú lo estas haciendo caminando, porque él irá bastante más rápido que tú, así que es más complicado que se cree un vínculo. Nosotras sin embargo teníamos hasta nuestro ciclista preferido:

Camino Santiago de Compostela Camino de Santiago Camino francés peregrinaje Ruta Jacobea Hacer el Camino

El Camino a pie y en bici

Entre los peregrinos conocerás a gente muy diferente a ti, y de muchos países e idiomas diferentes, con los que a veces no tendrás mucho en común, en ocasones ni el idioma. Pero dará igual porque tenéis la misma motivación y eso os une: hay que llegar a Santiago a escuchar las gaitas :). Y mientras llegas, a disfrutar de la compañía, de los paisajes y de lo que te encuentres por el Camino.

Para mí aquí está la magia del Camino, en la sencillez, en las pequeñas cosas, en volverte un poco primitivo, en comunicarte con gestos, en enseñar los pies, en que no importa qué seas o de dónde vengas, sólo quién eres ahora

Te ha picado el gusanillo del Camino? Si no es así, ya lo hará :D Cualquier duda sobre el Camino de Santiago puedes echar un ojo a nuestro post con toda la info y consejos para conseguir llegar a Santiago como un campeón o también puedes preguntarnos en los comentarios! Buen Camino peregrinos! Ultreia!