Disfruta del microclima del Jerte y sus piscinas naturales de aguas cristalinas

Para acabar nuestra escapada de fin de semana al norte de Extremadura… nos vamos de ruta 4×4! :) Habíamos disfrutado de Plasencia y sus calles rebosantes de historia: la catedral vieja y la catedral nueva, la muralla, el acueducto, callejuelas entre palacios e iglesias, divertirse con la gente local… una pasada! Pero ya nos empezaban a entrar ganas de “tirar p’al monte” ;)

La ruta 4×4 no decepcionó, durante el recorrido vimos de todo: remontamos desde Plasencia el Valle del Jerte con sus cerezas, observamos buitres leonados, visitamos zonas de acceso restringido de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, gozamos de un sabroso picnic con vistas al valle glaciar de La Serrá (aún salivo pensando en el chorizo y el queso), y acabamos disfrutando de los Pilones de la Garganta de los infiernos, uno de los tesoros naturales de Extremadura (y de España también!).

Hicimos la excursión 4×4 con la empresa Garganta de los Infiernos, y nuestros guías fueron Ángel y Juanan (os hablaré más tarde de ellos). Son la única compañía que tienen permiso para pasar por ciertas zonas de acceso restringido de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, sitios de gran fragilidad y valor ecológico.

Valle del Jerte

Empezamos la ruta dejando atrás Plasencia y siguiendo el río Jerte dirección norte (río arriba). Lo primero que nos explica Juanan es que el valle no es ni de origen glaciar ni de origen fluvial, ¿Entonces qué o quién le dió esa forma? ¿Un Godzilla ibérico del Jurásico? (de pata negra, por supuesto) ¿La erosión de las cerezas al caer ladera abajo durante siglos? No! El valle del Jerte se formó debido al hundimiento de una falla, por eso el valle es prácticamente una línea recta de principio a fin (échale un vistazo en el google maps).

Valle del Jerte Reserva Natural Garganta Infiernos Ruta 4x4 Extremadura blog viajes

Vistas hacia el Valle del Jerte

Según entras en el valle, los cerezos pueblan las dos vertientes, modificadas por los lugareños en bancales para su mejor explotación. La economía de la zona se basa en las famosas cerezas y se nota mucho, tanto que tiene su “Denominación de Origen Cereza del Jerte”. Mientras nuestro guía nos iba explicando las variedades de cerezas y dónde se dan las de mejor calidad (en las laderas entre 600 y 1000 metros de altitud), llegamos a Cabezuela del Valle. Otra población que también tuvo una importante presencia judía, y cuyo casco histórico en la actualidad está declarado Conjunto Histórico Artístico. Destacan sus estrechas callejuelas y las casas de arquitectura tradicional. Además, si te apetece refrescarte en el río Jerte puedes hacerlo en alguna de las piscinas naturales que se forman a su paso por Cabezuela.

Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos

Dejamos atrás la parte más profunda del valle para empezar a subir por su vertiente meridional hacia la Sierra de Tormantos, conocida así por las abundantes tormentas que se forman en ella. La primera parte es una zona llena de cerezos, en los que asomaban las famosas picotas. Según íbamos subiendo los robles y castaños empezaron a poblar la ladera, posteriormente lo harían los pinos, y finalmente, debido a la altitud, los árboles dieron paso a grandes extensiones de piorno serrano en floración (matorral).

Justo a la entrada de la Reserva Natural nos paramos a ver una zona donde anidan un grupo de buitres leonados, era la primera vez que veía buitres en libertad!! A lo que Juanan, nuestro guía, me respondió: “en Madrid alguno habrás visto…” :) Aran ya los había visto en Monfragüe, pero yo sólo había visto los de ciudad… ;)

Después de unos cuantos zigs zags llegamos a la parte más alta de la ladera del Valle del Jerte, y justo antes de abandonar el valle hacia el interior de la reserva pudimos disfrutar de un espectacular mirador natural. De frente el Valle del Jerte y la ladera opuesta con los Montes de Tras la Sierra y sus montañas de más de 2000 metros, ladera abajo un inmenso manto amarillo por las flores del piorno serrano, y a nuestra espalda un berrocal repleto de bolones de granito gigantes con parte de la Sierra de Tormantos de fondo… De lo mejorcito de la ruta 4×4.

Pero si Extremadura es un secarral! ¿no?

El paisaje te sorprenderá, vegetación abundante, agua a raudales y todo tipo de fauna. Este paraíso natural se debe fundamentalmente a su propio microclima, el Valle del Jerte (y alrededores) tienen temperaturas mucho más moderadas de lo que muchos esperarían de Extremadura, y además es un sitio en el que tienen precipitaciones a niveles del norte de España.

Un oasis rebosante de vida en el que todavía se pueden ver especies como buitres leonados, águilas reales, cabras monteses, nutrias…

Las montañas rezuman agua formando decenas de gargantas, con saltos de agua y las espectaculares marmitas de gigante. Todo de lo más árido ;)

Vino de pitarra en bota y queso de “El Cabrero del Infierno”

A media mañana paramos a hacer un picnic sobre unas piedras de granito con vistas al único valle de origen glaciar de toda Extremadura: La Serrá. El sitio es una delicia, rodeado de montañas coloreadas por el brezo violaceo y el piorno serrano amarillo, rocas graníticas desperdigadas por todos sitios, y el más absoluto silencio, menuda paz se respiraba allí arriba. Pero para delicia lo que había traído de aperitivo mañanero Ángel (guía que iba en el otro 4×4). Comimos queso de cabra totalmente artesanal, de un joven cabrero que pastorea y elabora los quesos como los de “antes” (se nota en el sabor! Qué rico!), eso sí, es un cabrero 2.0 con su página de Facebook: El Cabrero del Infierno :). Por cierto, al final de la ruta  cerca de los Pilones pudimos verlo con sus felices cabras veratas (en peligro de extinción) subiendo ladera arriba.

Picnic valle glaciar La Serrá Sierra Tormantos Valle del Jerte Extremadura blog viajes

Picnic con vistas al valle glaciar La Serrá

El queso lo acompañaba un gustoso chorizo casero, y para pasarlo una bota con vino de pitarra. ¿Pitarra? El nombre del vino se debe a la vasijas de barro en las que se guarda. Es un vino casero, de consumo en el año y que entra muy bien ¡danger! ;)

La gente del Jerte

No hay mejor lugar para visitar que aquel que no está masificado, esos sitios que no tienen al turista como “castigo”… que valoran a cada persona que pone el pie en su tierra. Y esto es lo que he vivido en el norte de Extremadura, cuando llegas te encuentras a gente con muchas ganas de enseñarte su pequeño paraíso, de que te vayas con buen sabor de boca y con ganas de más. Conmigo lo han conseguido ;)

Y como ejemplo Ángel y Juanan, nuestros guías de la ruta 4×4. Es cierto que es su trabajo y que deben hacerlo bien porque para eso se les paga, pero disfruto viendo a la gente que le apasiona lo que hace, no es tan fácil de encontrar. Se les ve encantados enseñando todo lo que puede ofrecer el Valle del Jerte y la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, en una buena mezcla perfecta entre orgullo y modestia.

A nosotros nos tocó el coche con Juanan, una de esas personas que transmiten calma, pero sobre todo amor y pasión por su tierra, y en general por toda la naturaleza. Apasionado de la botánica, la geología, ornitología y todo lo que tenga patas y se mueva… Se lo sabe todo! No le coges en un renuncio, Qué tío! :)

De La Serrá al puente de Carlos V

Después del aperitivo con vistas seguimos nuestro camino descendiendo hacia la Garganta de los Infiernos. Primero paramos a ver una especie de mini altares de piedra, que se cree que son de los vetones (los celtas extremeños), sobre los que podían haber dejado a sus muertos. Todo esto son conjeturas, pero yo sólo digo que mientras paseábamos entre ellas apareció un arcoiris de fuego en el cielo!! ¿Aparación vetona? :S Podría ser… Lo del arcoiris de fuego suena muy drámatico, como un poder de uno de los caballeros del Zodiaco… pero simplemente es el mismo efecto que un arcoiris normal pero generado por los cristales de hielo de las nubes…

Y ya poco antes de llegar a los famosos Pilones pudimos ver a lo lejos, en el fondo del valle, el puente de Carlos V, por el que tuvo que pasar en su retiro al Monasterio de Yuste. Hay rutas a pie que pasan sobre dicho puente, para más información puedes ver la web de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos.

Los Pilones de la Garganta de los Infiernos

Para acabar la ruta 4×4 por la Reserva Natural, una de las piscinas naturales más espectaculares de toda España, no es mal final! :). Los Pilones son marmitas de gigante, una especie de jacuzzis naturales que se han ido moldeando en la roca caliza de la Garganta de los Infiernos con los pasos de miles de años…

Piscinas naturales los Pilones Reserva Natural Garganta Infiernos Valle Jerte Extremadura Viajes

Piscinas naturales los Pilones

Estas caprichosas formas se generan cuando una roca empujada por la fuerte corriente del agua se queda encajada en una hoquedad, esa roca o piedra va dando vueltas por la fuerza del agua dentro del hueco, lo va puliendo, y esa erosión cada vez va haciendo más grande la cavidad hasta formar esas pozas naturales redondeadas.

El verde de las laderas contrasta con el blanco intenso de la roca caliza pulida por el agua, un agua que parece tan pura que dan ganas de meter la cabeza y dar un buen trago ;). Me cuesta imaginarme un sitio mejor para refrescarse y huir del calor.

Nosotros llegamos en todoterreno casi hasta tocar el agua, pero porque la empresa que hizo nuestra ruta 4×4 (Garganta de los infiernos) tiene el permiso para moverse en coche por la Reserva Natural. Osea que si quieres disfrutar de los Pilones por tu cuenta te va a tocar andar un poco, no mucho, lo suficiente para llegar con ganas de un chapuzón. Hay varias rutas a pie por la Reserva, pero hay una que va desde el aparcamiento en el Centro de Interpretación de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos hasta Los Pilones. Son unos 6 km ida y vuelta, de dificultad baja y perfectamente señalizados.

Pilones Reserva Natural Garganta Infiernos Piscinas Naturales Extremadura Valle del Jerte blog viajes

Los Pilones de la Garganta de los Infiernos

Y en este rinconcito del norte de Extremadura nos despedimos de esta escapada de fin de semana (como participantes del encuentro de blogs de viajes TBM Plasencia), con la sensación de haber disfrutado de un destino a medio descubrir por el gran público, que mantiene un buen equilibrio entre turismo y respeto por la naturaleza. Espero que sigan cuidando su tesoro natural, porque es uno de sus factores diferenciadores. Quedaros con este dato: sólo a 2.5 horas desde Madrid en coche o 3 horas en tren puedes ver en plena libertad: nutrias, buitres leonados, cabras montesas, águilas reales, cigüeñas negras… Y para acabar el día, date un refrescante chapuzón en aguas cristalinas. ¿Qué haces que no estás haciendo la maleta ya?

 

DATOS PRÁCTICOS

Centro de Interpretación de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos
Carretera Nacional 110, Km 368
10612 Jerte , Caceres (Extremadura)

Acceso a Los Pilones: No se puede en coche. RUTA ANDANDO de 6 km ida y vuelta desde el parking del Centro de Interpretación (bien indicado, paneles informativos y nivel muy fácil).

– Web del gobierno de Extremadura con información, mapas y rutas de la Reserva Natural Garganta de los infiernos (en muchos casos es lo mismo que verás en los paneles informativos de la Reserva)

Empresa de la ruta 4×4, tienen distintas rutas 4×4 y más actividades por si os interesan (algunas pensadas especialmente para niños).

¿Te gusta lo que lees más que mojar pan?
Suscríbete a nuestro blog!

Lee todos nuestros contenidos antes de su estreno... Y de regalo, los 12 consejos infalibles para un Camino de Santiago a lo disfrutón! ;)

Tranquilo, a nosotros tampoco nos gusta el spam